Noticias

Yoga Nirodha, tu espacio de Yoga en Guadalajara

Las normas tácitas en yoga (por Rajul Punjabi)

Para aprovechar al máximo tu hora de yoga, te dejo unos consejos del practicante que escribió este artículo. El orginal está en inglés en este enlace. Aquí, el autor, te ofrece nueve sugerencias a tener en cuenta antes de entrar a una clase de yoga ya seas principiante o no.

Apúntate a clase para principiantes aunque consideres que puedes más

Incluso si estás en la mejor forma física, una clase de yoga puede representar un desafío no sólo físico sino también mental. El yoga restaurativo, por ejemplo, requiere una concentración extrema para realizar movimientos lentos y focalizados en puntos pequeños, lo cual no es de subestimar.

Un poco de información previa no viene mal

Cualquier noción básica sobre la postura más simple, como el niño o balasana, puede ayudarte a comprender mejor las sensaciones y los efectos, tu profesor puede ayudarte a entenderlo si le preguntas o te explica mientras la haces y, por más sencilla que sea la postura, evitarás así, molestias y dolores innecesarios.

Comentále a tu profesor sobre esa rodilla mala que tienes

Normalmente el profesor te preguntará antes de la clase, si tienes algún problema físico. Así que, no te hagas el héroe, preséntate un rato antes de la clase y habla con él sobre tu condición física.

No comas mucho antes de la clase

Es recomendable no comer pesado al menos una hora antes de la clase (pero tampoco el otro extremo de no comer nada), ya que las respiraciones profundas y las posturas semi invertidas, como el perro bocabajo, podrían hacerte sentir náuseas.

Desconecta de todo, sobre todo del móvil

Concédete la hora de yoga para ti mismo y nadie más, tu mente lo agradecerá y desconectar tendrá un efecto duradero a lo largo del día. Así que, deja todo organizado antes de la clase si es posible, y si no, ya te ocuparás de ello con mejor ánimo. Permítete estar presente en cuerpo y mente al menos durante esa hora de yoga.

Los ruidos fisiológicos son inevitables

No te avergüences de los efectos y movimientos estomacales provocados por las torciones y flexiones. Es natural.

Emplear elementos de ayuda no te hace un incapaz en yoga

Esos bloques y cinturones que el profe deja sobre la esterilla no están ahí para embellecer el ambiente, son para que los uses cuando te hagan falta hasta que un día no los necesites. Todo a su tiempo.

Deja espacio al compañero y déjate espacio

Siempre que sea posible y la clase no esté abarrotada, procura tener espacio suficiente para moverte con libertad sin molestar al compañero y para que no te molesten. Si, aún así, os tocáis sin querer en algún momento, piensa que nadie lo hace para fastidiar y, por supuesto, tú tampoco.

No te lo tomes tan en serio

Ya sea por la ropa que usas o si estás preocupado por coordinar tus movimientos con el resto, recuerda que el yoga no es como otras disciplinas físicas. Está bien sentirse torpe o falto de sincronía al principio, incluso tembloroso. Lo que no está bien es sentir dolor pudiendo evitarlo, así que, haz lo que puedas y nada más. Todo es parte de un proceso y una progresión paso a paso. ¡Disfrútalo!

<< Volver a la página anterior