Noticias

Yoga Nirodha, tu espacio de Yoga en Guadalajara

¿Es bueno ser hiperflexible?

En todas las clases de yoga hay gente más flexible que otra, pero ser hiperflexible puede suponer un riesgo si no se es lo suficientemente fuerte para estabilizar las articulaciones durante el estiramiento y, en yoga, podemos sufrir lesiones si no combinamos flexibilidad con fuerza.

 

 

Según la vieja escuela, los músculos son como bandas elásticas, es decir, cuanto más tiras, más se estira y se alarga pero esta idea se ha desmostrado obsoleta, afirma el fisioterapeuta Matthew Taylor, quien dice que se trata más de una cuestión de sistemas motores donde entran en juego una combinación de fuerza muscular, mobilidad articular y consciencia de la posición de las partes del cuerpo implicadas. Puedes mejorar la percepción de cómo colocas tus caderas o columna al acometer una flexión de tronco pero, el que llegues o no a tocarte los pies, dependerá también de factores como tu estructura individual ya que la flexibilidad hay que situarla dentro de un espectro amplio. Si tú te encuentras en el grupo de los más rígidos por naturaleza, puede que tardes más en volverte un poco flexible, la cuestión es no forzar esa rigidez más allá de tus posibilidades para no lesionarte.

Por ejemplo, en el perro boca abajo, puede que estés forzando los hombros por no tener cierta mobilidad en la columna con tal de intentar realizar la postura correctamente o como se supone que debería verse lo cual puede perjudicar los tejidos blandos de la cintura escapular o de la articulación del hombro.

En el extremo opuesto, están las personas hiperlaxas o hipermóviles cuya facilidad para contorsionarse puede ser contraproducente si no trabajan las fuerza muscular. Ahora bien, se podría pensar que dichas personas son hiperflexibles gracias al yoga, pero nada más lejos de la realidad, ya que, lo más frecuente es que aquellas se acerquen al yoga porque son de por sí hipermóviles y no al contrario, pues la hiperlaxitud es una condición innata o genética que muy pocos individuos poseen y estos son los que suelen lesionarse haciendo yoga según señala la profesora de yoga Mitchell. De hecho, no es el yoga donde hay que buscar la causa del problema sino que, lo más probable es que el yoga lo haya sacado a la luz.

Incluso para las personas que no son hipermóviles, no se debe descuidar la fuerza para poder gestionar mejor la estabilidad de las articulaciones durante el estiramiento, ya que la falta de esta a lo largo del tiempo, hará que el cuerpo se someta a un gran estrés resultando, tarde o temprano, en lesiones o desgarros musculares y afecciones articulares.

En resumen, el objetivo de estirar es prevenir lesiones articulares y de tejido blando además de mantener la musculatura sana y mejorar la movilidad pero no es lo único ni lo más importante de la práctica. Igual de importante es un buen tono muscular para protejer las articulaciones, ya que el equilibrio entre ambos es lo que mantendrá la funcionalidad del cuerpo durante más tiempo.

<< Volver a la página anterior